3 Razones para Orar todos los Días

3 Razones para Orar todos los Días

¡Invita a otros a leer!

La oración es esencial en la vida del cristiano. Es la fuente de vitalidad para almas moribundas que anhelan estar vivas. ¡Pero orar es difícil! Ya sea por los afanes de la vida, o por la inclinación natural de la carne contra el Espíritu, nos cuesta cultivar una vida de oración. Por eso hoy quiero compartirte 3 razones por las que creo que deberíamos buscar al Señor en oración todos los días.

1. Porque es una orden divina

Dios nos ha mandado orar siempre (1 Tes. 5:17). Según algunos hermanos, esto significa que debemos orar cada segundo de nuestras vidas. Yo opino que el versículo indica que la oración debe ser una prioridad en nuestras vidas. Nunca deberíamos relegarla a un segundo plano. Todos los días debemos orar porque es una orden divina.

2. Porque todos los días recibimos bendiciones

Pablo mandó a los creyentes de la ciudad de Tesalónica: «Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús» (1 Tes. 5:18). Aunque podemos siempre tener una actitud agradecida, no hay lugar más apropiado para agradecer que la oración. Nuestras plegarias al Señor deberían estar llenas de agradecimiento por todo lo que él ha hecho por nosotros: nos ha salvado, nos ha preservado, nos ha provisto.

3. Porque todos los días pecamos

El salmista habla de la dicha del perdón en el salmo 32. Relata lo liberado y bendecido que es todo hombre que ha recibido gracia. Y luego, dice que todo creyente debe orar: «Por eso, que todo santo ore a Ti en el tiempo en que puedas ser hallado; ciertamente, en la inundación de muchas aguas, no llegarán estas a él» (Salmo 32:6).

Estas son tres razones para orar todos los días. Espero las consideres en tu mente y corazón y te animes a orar hoy. 🙂

¡Invita a otros a leer!