Kathy Keller: La Excelencia en la Iglesia Atrae a los Escépticos

Kathy Keller es la esposa del Dr. Timothy Keller, fundador de Redeemer Presbyterian Church en Manhattan, New York, y uno de los pocos predicadores que más he escuchado en línea.

En su artículo Lessons Learned from 30 Years in Ministry (Lecciones Aprendidas en 30 Años de Ministerio), ella menciona una verdad que me pareció muy interesante: hacer un esfuerzo por alcanzar la excelencia en el trabajo de la iglesia resultará en que los escépticos estén más atentos a escuchar el evangelio.

Quise traducir este fragmento del artículo. Espero lo disfrutes tanto como yo:

Pagábamos a nuestros músicos, aunque no podíamos pagarles mucho. Respetábamos que así se ganaban la vida, y ellos respetaban a la iglesia a cambio. Traían a sus amigos. En una ocasión hicimos una encuesta y descubrimos que teníamos entre trescientos y cuatrocientos músicos profesionales que asistían a Redeemer. Si querías cantar o tocar en Redeemer, tenías que hacer una audición, lo que era inaudito en una iglesia en aquella época.

Pero creíamos que la excelencia en la música y en todas las demás facetas públicas de Redeemer era inclusiva, y eso significaba el cuidado de los niños, el boletín, la hora del café… todo era más inclusivo si se hacía de forma excelente, porque incluso si no eras creyente, podías apreciar la música, o podías quedar impresionado por la guardería, o podías decir «Ofrecen panecillos y queso fresco en la hora del café. Sorprendente.»

Muy pronto, cuando todo lo que teníamos como representación física de la iglesia era un folleto, uno de los primeros asistentes a Redeemer, un diseñador gráfico, tomó el folleto. Lo miró y dijo: «A todo color. Con una capa de barniz. Esto es bonito. Esta gente debe ser seria».

Yo había luchado por ese folleto. Había estado trabajando en una editorial cristiana de Filadelfia, y el departamento de arte de allí iba a ayudarme produciendo el folleto para mí. Intentaron convencerme de que lo hiciera en un papel más barato, en tonos marrones y celestes. Yo dije: «No, no, no. Quiero que se parezca a este folleto que vino de un banco ofreciéndome una tarjeta de crédito. Colorido. Brillante. Bonito». Sin embargo, eso tenía un costo. El folleto que acabamos teniendo costaba cinco veces más que el marrón y celeste en el papel más barato. Un corolario de este valor es que la excelencia tiene un precio. Si un problema puede resolverse con dinero, esfuerzo, tiempo o simplemente con trabajo duro, invierta el tiempo o el dinero. El esfuerzo se notará.

Esto significaba que se necesitaba mucho más tiempo para llegar a ser autosuficiente de lo que habría sido de otro modo. La ofrenda de los domingos fue muy pronto lo suficientemente grande como para cubrir nuestro presupuesto inicial, pero había tanta gente que necesitábamos empezar a contratar personal de inmediato, lo que significaba que teníamos que tener un mayor presupuesto para apoyar el espacio de la oficina, y luego teníamos que contratar más personal. Eso significaba que, más o menos a la tercera o cuarta vez que revisábamos nuestro presupuesto, podíamos decir que éramos autosuficientes, pero eso habría sido el fin de las contrataciones de personal. Seguimos modificando el presupuesto.

De lo contrario, no habríamos podido aprovechar las oportunidades que se presentaban. La calidad no es barata. Es un valor muy exigente, pero es mejor no hacer algo que hacerlo mal. Estas son lecciones aprendidas en el contexto de Manhattan, Nueva York. En otros lugares la moneda puede ser el tiempo, o la ayuda voluntaria en la comunidad, pero sea lo que sea, hacer el esfuerzo, en lugar de conformarse con lo «suficientemente bueno», atraerá a los escépticos de la iglesia cristiana.

Ayúdame a difundir