Tu Celular Revela tu Corazón

La transparencia es una virtud en peligro de extinción en la era digital.

Nuestro celular se ha convertido en nuestro baúl de secretos. Todos descansamos seguros siempre y cuando nuestro dispositivo esté bloqueado.

De la misma manera que no abrimos nuestro corazón frente a cualquier persona para contarle nuestros más íntimos secretos, tampoco prestaríamos nuestro celular sin contraseña a nadie en quien no confiemos.

Y en la gran mayoría de casos, no es porque nuestro dinero se comprometa. Nuestra privacidad no es un asunto de seguridad nacional.

«Cualquier cosa que sucede en mi teléfono, especialmente bajo el disfraz del anonimato, es la verdadera expresión de mi corazón.»

Tony Reinke

Esa es la verdadera razón por la que guardamos con tanto cuidado el acceso a nuestros dispositivos. Tu celular revela tu corazón.

Es en ellos donde nuestras verdaderas intenciones se esconden muchas veces. Es en ellos donde están contenidas nuestras conversaciones más íntimas.

La pregunta es: ¿Cómo podemos aplicar sabiduría bíblica a nuestra privacidad?

La respuesta es clara: Usando nuestros dispositivos con el propósito de ser agradables al Señor.

Pablo aconsejaba a los Corintios que procuraran en todo momento cumplir este propósito en sus vidas (2 Cor. 5:9-10).

Tanto en la vida como en la muerte, tanto en las relaciones cara a cara como en tu uso privado de tus dispositivos, eres llamado a vivir para agradar a Dios.